Lexicon para una Metamorfosis Sintética de la Costa

 

Desde Landlab llevamos más de diez años investigando a través del diseño en distintos entornos litorales. Esta experiencia se ha visto enriquecida recientemente con la tesis doctoral de Miriam García titulada Hacia la Metamorfosis sintética de la costa. Diseñando paisajes resilientes. El resultado de este trabajo es un nuevo abecedario visual que despliega un conjunto de herramientas para el diseño de paisajes costeros y que es el germen de un Lexicón para una Metamorfosis Sintética de la Costa en el que seguimos trabajando.

Haz click en los siguientes links para descargar el prospecto, para explorar nuestros canales de youtube y vimeo o para leer la tesis doctoral de Miriam garcía. Estamos actualizando la web de Landlab continuamente, mantente atento a las novedades. Aquí tienes un link a la intervención de Miriam García en ThinkCommons. Si lo que quieres es ponerte en contacto con nosotros, puedes hacerlo en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

            

 

Actualmente nos encontramos en el Antropoceno, una era en la que lo natural nunca está exento de un cierto grado de influencia humana, y donde por lo tanto todos los sistemas ecológicos han sido de una u otra manera afectados por la acción humana. Son entonces entornos antropizados que han tenido que adaptar los ciclos que regulan su funcionamiento a las transformaciones que el hombre ha ido realizando en ellos. Esto también significa que el hombre ha pasado a formar parte de los sistemas ecológicos como agente regulador y la protección o la no actuación sobre estos sistemas ya no es suficiente para lograr su correcto funcionamiento. Es necesario que el hombre actúe sobre dichos sistemas con operaciones que permitan su reactivación para que éstos recuperen su capacidad de recuperación o resiliencia. 

De este modo, el interés que tenemos en Landlab por los sistemas costeros no es casual, son éstos, de entre todos los sistemas ecológicos que encontramos en nuestro planeta, aquellos que han sufrido con mayor intensidad el impacto humano, en ellos se ha producido una tendencia histórica de ocupación que sigue en aumento. Son entornos continuamente sometidos a transformaciones y, por tanto, es en estos paisajes costeros en los que la perdida de resiliencia, y con ella, la vulnerabilidad frente al cambio climático es más evidente. 

Dos lugares fuertemente antropizados que han tomado consciencia de su propia vulnerabilidad son el delta del Mississippi y las costas de Nueva York y Nueva Jersey. Si bien es verdad que lo hicieron tras sufrir las consecuencias de los huracanes Katrina y Sandy respectivamente. A raíz de ambas catástrofes se convocaron dos concursos internacionales de ideas de diseño (Changing Course Competition y Rebuild by Design) que tenían por objetivo dar una solución resiliente. Las propuestas ganadoras de estos concursos se convirtieron en los casos de estudio de la tesis doctoral de Miriam y de su análisis surge un nuevo conjunto de herramientas, como un nuevo vocabulario, con el que abordar el reto del diseño resiliente a los efectos del cambio climático de los sistemas costeros. Estos dispositivos, denominados componentes, trabajan de manera conjunta, como una red, para lograr la reactivación de las funciones socio ecológicas del sistema.

Nace así Laboratorio de costas resilientes, un proyecto de investigación que continúa estudiado la aplicación de aquellos dispositivos que ayudan a contrarrestar los peligros inherentes del cambio climático en tres tipos de costa (planicie sedimentaria de pendiente moderada, delta e islas barrera) y que actualmente busca financiación para investigar sobre los componentes asociados a otras tipologías costeras tales como costa rocosa de gran pendiente, costa rocosa de pendiente moderada, planicie rocosa o arrecifes de coral. 

 

 ¡Y sólo uno para regalos de cumpleaños! Ya ves. ¡Te has cubierto de gloria!

No sé qué es lo que quiere decir con eso de la “gloria” --observó Alicia.

Humpty Dumpty sonrió despectivamente.

Pues claro que no..., y no lo sabrás hasta que te lo diga yo. Quiere decir que “ahí te he dado con un argumento que te ha dejado bien aplastada”.

Pero “gloria” no significa “un argumento que deja bien aplastado” --objetó Alicia.

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga, ni más ni menos.

La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.

La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda, eso es todo.

(Carrol, 1865).

El paisajista Meto J. Vroom escogía este texto de Alicia a través del espejo como preámbulo de la que ha sido su obra con mayor repercusión: Lexicon of garden and landscape architecture (Vroom, 2006). Un compendio de conceptos vinculados a la arquitectura del paisaje y al diseño del jardín, escogidos por el autor en base a su experiencia de más de 30 años como investigador en la materia. Con esta obra, Vroom visibilizaba la arquitectura del paisaje como una disciplina con un marco teórico, histórico, simbólico e iconográfico propio.

 

La tesis doctoral que ha valido la mención «Cum Laude» a Miriam García, persigue sumarse modestamente a la construcción de la disciplina recogiendo el testigo avanzado por Vrom, circunscrito en este caso a una nueva forma de entender y, por tanto, de trabajar con el paisaje costero.  Para ello es necesario reformular el marco teórico sobre el que se asienta la planificación del litoral en nuestros días. Y como resultado de esta reformulación surgen conceptos especiales directamente ligados a un vocabulario desconocido en unos casos, e inexistente en otros. Este vocabulario recoge los procesos socioecológicos que harán posible la metamorfosis sintética de la costa a través del diseño de paisajes resilientes. Y es que, previa a la metamorfosis física de las costas, como mecanismo de adaptación resiliente ante los efectos del cambio climático, se hace imprescindible una metamorfosis conceptual apoyada por una semántica propia generada a través del diseño. Y es que el lenguaje, incluyendo el científico y el técnico, está siempre vivo. Su propia evolución ha permitido su adaptación a los distintos contextos y sociedades a lo largo de los siglos conformando el sustrato de su cultura.

 

Es necesario indicar que al desarrollarse los casos de estudio de esta investigación (las propuestas ganadoras de los concursos Rebuild by design y Changing Course) en dos tipos de costas (costa sedimentaria de pendiente moderada y delta) las grandes familias de tipologías de paisajes (sintéticos) son parecidas. Estas familias se pueden dividir a su vez (según las tipologías de costas analizadas) en componentes que guardan relación con los peligros/efectos inherentes al cambio climático. Para esta clasificación se ha atendido a la caracterización contenida en The Coastal Hazard Wheel system (CHW) (Rosendahl Appelquist, 2013). 

La investigación realizada ha posibilitado llegar a los componentes y materiales con los que se diseñaban estas metamorfosis sintéticas. Es entonces cuando es posible reconocer los pequeños matices, los avances diferenciales de las propuestas: el nuevo lexicón costero. Pero, como es lógico, estamos solo ante una muestra, una porción de ese nuevo vocabulario. Esta cuestión no parece difícil de comprender si se reconoce que estamos ante el universo del paisaje con sus infinitas relaciones dinámicas entre las comunidades y los lugares.

No obstante, todos ellos se pueden agrupar en cuatro grandes familias que pueden trabajar de manera complementaria o fluctuar en el espacio y en el tiempo, dependiendo de los contextos.